por Francisco del Amo, Aurora Gil, y Concepción Oneca

Fue por el año 1989, tras la experiencia de organizar el Symposium de Pamplona y debido seguramente al contacto con las reuniones de la Junta Directiva cuando empezamos a pensar que sería interesante leerse con detenimiento las Actas y reflexionar sobre su contenido. Este interés ha estado siempre muy presente en la sociedad, especialmente en torno a la pérdida del libro de Actas en 1982. de manera que ya en 1983 se beca una memoria sobre actividades desarrolladas en el seno de la S.E.P.T.G.. Las referencias a la necesidad de crear un reglamento de régimen interior son muy frecuentes a lo largo de los años y en 1990 se registra un primer encargo de rastrear las actas teniendo como objetivo la confección de dicho reglamento de régimen interior.

Esta idea se fue materializando primero como una tarea casi imposible consistente en intentar leerlas del propio Libro de Actas. La difícil tarea de leer del manuscrito nos fue dando una idea del material que teníamos entre las manos y dada la multiplicidad de sus posibles lecturas pensamos que sería interesante una sistematización previa y una organización de todo ése material para su posterior clasificación y estudio.

En éste contexto se nos ocurrió que podríamos trabajar ése material con un programa de ordenador que, una vez contuviera el material clasificado, permitiera rastrear un tema y construir un texto con los acuerdos, propuestas etc., referentes a dicho tema. Así, en el Symposium de Valencia de 1993 llevamos una primera versión del programa ACTAS, que estuvo a disposición de todos los asistentes mostrando una primera aproximación a ésta experiencia.

Así se perfiló el proyecto que trataría de crear una base de datos diseñada para almacenar y gestionar la información existente en las Actas de la S.E.P.T.G. convenientemente clasificada. El interés de éste instrumento sería el poder rastrear históricamente la vida de los distintos espacios institucionales hoy reconocibles en la S.E.P.T.G. que son:

"Presidencia y Vicepresidencia"

"Secretaria y Vicesecretaria"

"Tesorería"

"Vocalias de Zona"

"Vocalía de Prensa"

"Vocalía de Formación"

"Relaciones con otras asociaciones"

"Imagen externa"

"Renovación de cargos"

"Incorporación de nuevos socios"

"Salida socios"

"Sede del Symposium"

"Ponencia del Symposium"

"Reglamentación"

"Otros no especificados"

El texto escrito refleja los contenidos que se refieren a éstos espacios en forma de:

"Propuesta"

"Acuerdo"

"Preocupaciones"

"Decisiones Individuales"

"otros no especificados"

"Informaciones"

y se producen en dos tipos de reuniones:

"Junta Directiva"

"Asamblea"

Un acuerdo de la Junta Directiva de octubre de 1993, permitió reservar fondos para transcribir los libros de actas a material mecanografiado y desde entonces, libres ya de la tortura del manuscrito, hemos podido ir acercándonos con más facilidad a un material que se lee con agrado pero que resulta difícil de estructurar.

La desaparición del obstáculo caligráfico que pensábamos, había interferido nuestro trabajo, nos puso de manifiesto una resistencia que hemos asemejado a la mezcla de curiosidad y respeto ante la caja mágica del prestidigitador. Curiosidad por los secretos que encierra y temor de que quizás si los descubrimos, el juego pierda la magia. Y nos preguntamos si es oportuno ocuparse de los procesos dinámicos de un grupo con tarea y si en éste tipo de ocupación pueden esconderse las auténticas resistencias al trabajo posible de ése grupo.

En una primera lectura, las Actas de la S.E.P.T.G. es un material apasionante. Es un privilegio disponer de un material escrito que refleje tanto sobre la vida de un grupo. Todo parece interesante e invita a asociaciones, fantasías, reflexiones ... de lo más variadas. Pero cuando llega el momento de sistematizar toda ésta información y nos preguntamos qué hacer con ello es cuando comienzan las dificultades y el desencanto, en el que muchas veces nos hemos bloqueado con una sensación también de alivio al comprobar que éste material nunca permitirá un análisis dinámico de la S.E.P.T.G.

Quizás tampoco hemos sido muy originales con estas inquietudes ya que las actas han sufrido unas vicisitudes que alcanzan tintes rocambolescos, hasta determinar allá por 1982, acciones legales para recuperar el libro de actas a cuya pérdida hemos aludido más arriba. Al intentar sistematizar la información nos encontramos con que estamos teniendo acceso a un material sesgado que no recoge todo lo ocurrido ni lo hace con una estructura unitaria. Como se señala en la anteriormente citada acta de 1993, "la Historia con MAYUSCULA es la que hace la S.E.P.T.G.".

Hace algún tiempo y desde la Vicesecretaría se expresaba en el Boletín lo siguiente: "Reconociendo el enorme valor de la palabra escrita, he de reconocer también su limitación. ! Que difícil resulta hacerse una idea de la vida interna de un grupo a través de lo que queda en el papel!.. Creo que es mucho lo que no se ha escrito acerca de la vida, cultura, proceso.... de éste grupo grande que es la S.E.P.T.G."

Actas escritas desde distintos lugares, por distintas personas formando parte del devenir de un grupo, siempre diferente y a la vez, siempre el mismo. ¿Qué investigar?, ¿cuándo no ha habido un acuerdo previo respecto a los criterios? Por ejemplo: en aquel mismo Boletín se decía: "Propuestas no acordadas, acuerdos no propuestos" ¿Cómo sabemos que esto fue así? ¿Simplemente porque no hay constancia escrita en concreto de las palabras acuerdo y propuesta?

Lo más probable es que, estemos todos de acuerdo en que no. Máxime cuando no ha habido una consigna previa de utilizar dichas palabras y cuando al fin se acuerda sistematizar hace unos siete años, ése contenido, ocurre algo bastante frecuente en la S.E.P.T.G. que es que no solamente no se cumple sino que se alcanza un máximo en el otro sentido. Leyendo estas cosas hemos pensado si ocurren así en otras sociedades y hemos concluido que seguramente si sólo que deben ser más recatadas que nuestra mil-leches (integración y mestizaje).

Estamos en el momento actual respondiendo al espíritu del encargo reseñado en Octubre de 1993 cuyo objetivo es "recuperar las fuentes ... guardarlas y tenerlas... a disposición de todos los miembros que quieran hacer interpretaciones históricas".

El programa ACTAS ha ido desarrollándose a base de horas de discusión sobre los textos y su clasificación. Nuestras discusiones se han materializado en unos textos acotados que poco a poco van pasando a formar parte de la base de datos. No obstante todo éste trabajo, nos pareció importante mantener la relación de cada texto con su contexto por lo que se le ha incorporado la posibilidad de consultar en cualquier momento el acta íntegra a la que cada ítem pertenece. El programa es capaz de producir un texto resultante de fundir textos de todas las actas que hacen referencia a cada espacio institucional, según la forma en que aparece y la reunión de Junta o Asamblea en que se produjo.

Al hilo de la lectura exigida por nuestro proyecto inicial hemos ido comentando ideas surgidas de unas cuantas horas de puesta en común y de discutir criterios. Quizás cuando nuestro programa ACTAS contenga más información estructurada, alguna de éstas ideas podrán ejemplificarse y surgirán otras nuevas.

Nos da la impresión de que las preocupaciones y ocupaciones de ésta Asociación han sido desde el comienzo las mismas. Han cambiado las personas, las sedes (éste es un hecho importante, el de la rotación geográfica) y sin embargo, la elaboración de un Reglamento de Régimen Interior, el contenido de cada cargo en especial Vocalías de Zona, "Sociedad en crisis". Formación, Boletín entre otros, han sido y son temas que aparecen continuamente reflejados en las Actas de cualquier época. Por ésto quizás podemos decir que hay unos parámetros de estabilidad que permanecen y que están claramente marcados en las Actas y también contamos con evidencias de lo complementario - contrario. Los acuerdos que aparecen reflejados en las Actas , con alguna frecuencia no se cumplen y son abundantes a lo largo de la historia. Como ejemplo, podemos referirnos a que anterior al compromiso del que se deriva nuestro trabajo, hay uno previo a cargo de la vicesecretaría del que nunca más se habla en las actas.

Tenemos una clara sensación de que éste grupo ha ido madurando en su evolución y no solo nos referimos a la edad (casi veinticinco años). Este crecimiento o madurez, lo ponemos en relación con la manera como se han manejado los aspectos del poder que, a nuestro entender parece estar más ligado a las tareas que a las personas. Ejemplos ha habido de intentos de lo contrario, aprobados, jamás cumplidos y nunca reclamados. Así, en los tiempos en que la Junta Directiva se renovaba anualmente, hay un acuerdo para modificar el texto de un artículo de los estatutos y hacer posible que la renovación anual de la Junta, que se considera muy radical, sólo afecte a la mitad de sus cargos. Al amparo de ésta gestión se añade que los cargos de Presidente y Secretario pudieran ser indefinidamente reelegidos si la Asamblea así lo deseaba. Nunca se ha usado ni hemos vuelto a encontrar nada escrito acerca de ésta posibilidad. El grupo ha trabajado en función de lo que decidían sus miembros reunidos en Asamblea (una vez cada año) y gestionado por la Junta (reunida tres veces cada año).

Otro aspecto importante a señalar en este sentido, el del poder en "dosis mínimas", es que no ha impartido formación "reglada". A pesar de que este tema ruge_ continuamente en las actas, siempre hay una decisión final de que ese tipo de formación se adquiera en otra parte. Lo que la S.E.P.T.G. ofrece es un espacio integrativo. Quizás por esto La S.E.P.T.G. nunca ha sido un "objeto de deseo" ni político, ni docente, ni curativo y si alguna vez ha estado cerca de serlo ha sido rápidamente reconducido por el grupo. A nadie le ha ofrecido ni fama ni dinero.

Esta asociación se funda con un talante contracultural. En un momento en el que se habla de la especialización del saber, aquí se habla de la integración del saber.

1 "Ruge" es un lapsus producido al escribir surge. Nos pareció tán acertado que decidimos dejarlo.